Parson Russell Terrier “TWISTER”, practicando Agility

“TWISTER”, un Parson Russell Terrier nos demuestra en este vídeo destreza, un excelente entrenamiento y gran devoción al trabajo, mientras ejecuta un circuito de agility.

Este pequeño parson gracias a su entrenamiento canalizo toda su energía y tenacidad  de terrier para ser un muy buen ejecutante de este deporte.

Anuncios

Estándar del Parson Russell Terrier

2284543268_9e9c445f20_z

Photo By: Llima Orosa

APARIENCIA GENERAL: Eficiente, activo y ágil, sin exageraciones. Construido para resistencia y energía con una apariencia general de balance y flexibilidad. Se permiten cicatrices honorables.

PROPORCIONES IMPORTANTES: Bien balanceado. El largo total desde la punta de los hombros hasta la punta del isquion algo mayor que la altura a la cruz hasta el piso. El largo desde la trufa hasta el stop algo menor que desde el stop a la protuberancia occipital.

TEMPERAMENTO / COMPORTAMIENTO: Originalmente un terrier criado para trabajar con el zorro. Un perro confidente, enérgico y alegre que tiene la habilidad y conformación de trabajar en el suelo. Audaz y amigable.

CABEZA: En forma de cuña.

REGIÓN CRANEAL:

Cráneo: Plano, moderadamente ancho estrechándose gradualmente hacia los ojos. Depresión naso-frontal (Stop): Poco marcada.

REGIÓN FACIAL:

Trufa: Negra.
Mandíbulas / Dientes: Mandíbulas poderosas y bien musculosas.
Dientes de buen tamaño con una perfecta, regular y completa mordida en tijera. Es decir, los incisivos superiores recubren a los inferiores en un contacto estrecho y están implantados en escuadra en relación a las mandíbulas.
Mejillas: No prominentes.
Ojos: Oscuros, forma almendrada, nunca prominentes.
Expresión: vivaz e inteligente.
Orejas: Tamaño en proporción a la cabeza. En forma de “V” cayendo hacia adelante. La punta de las orejas debe llegar al nivel del ángulo exterior de los ojos. El pliegue no debe estar sobre el nivel del cráneo. Pabellón de grosor moderado.

CUELLO: Limpio, muscular, de buena longitud, ensanchándose gradualmente y bien colocado en los hombros.

CUERPO:

Dorso: Fuerte, derecho y flexible.
Lomo: Fuerte y levemente arqueado.
Pecho: Moderadamente descendido, sin extenderse más allá de los codos. Detrás de los hombros debe abarcar la palma de una mano promedio. Costillas llevadas bien atrás, no demasiado arqueadas ni demasiado planas.

COLA: Anteriormente la costumbre era amputar la cola.

Amputada: Largo complementando el cuerpo pero manteniendo un buen agarre. Fuerte, recta, de inserción moderadamente alta, de porte bien alto en el movimiento.

Sin amputar: De largo moderado y tan recta como sea posible, dando un buen balance general al perro, gruesa en la base afinándose hacia la punta. De inserción moderadamente alta, de porte bien alto en el movimiento.

EXTREMIDADES

MIEMBROS ANTERIORES: Apariencia General: Ancho moderado entre las extremidades anteriores, bien colocadas debajo del cuerpo.
Hombros: Largos e inclinados, bien definidos en la cruz.
Brazo: De igual largo que los hombros y con tal angulación que las extremidades estén colocadas bien debajo del cuerpo, por debajo de la punta de la cruz.
Antebrazo: Fuerte y derecho sin inclinarse ni hacia adentro o hacia afuera. El largo del brazo debe ser algo mayor que la profundidad del cuerpo.
Codos: Pegados al cuerpo trabajando libremente a los lados.
Metacarpo: Fuertes y flexibles.
Pies anteriores: Compactos con almohadillas firmes, dedos moderadamente arqueados, nunca planos o abiertos, sin inclinarse hacia adentro o hacia afuera.

MIEMBROS POSTERIORES:
Apariencia General: Fuerte, muscular con buenas angulaciones. Rodilla: Buena angulación sin exageración.
Pierna: Bien desarrollada.
Articulación del corvejón: Colocación baja.
Metatarsos: Paralelos, dando mucha propulsión.
Pies posteriores: Como los anteriores.

MOVIMIENTO: Libre, movimiento cubriendo la superficie, sin exageración. Los pasos deben ser de buen largo, nunca forzados o pasos altos. Posterior provee un fuerte empuje. Bien coordinado, movimiento derecho adelante y atrás.

PIEL: Debe ser gruesa y suelta.

MANTO:

Pelo: Áspero, quebrado o liso naturalmente áspero, lacio, liso, apretado y tupido con buen subpelo. Resistente al clima. Abdomen y línea inferior cubierta de pelo. El manto preparado (Trimming) debe parecer natural, nunca cortado.
Color: Blanco o predominantemente blanco con marcas fuego, limón o negro o cualquier combinación de estos colores. El color preferentemente limitado en la cabeza y/o base de la cola pero se aceptan leves marcas en el cuerpo.

TAMAÑO:

Altura a la cruz: Ideal en machos: 36 cm
Ideal en hembras: 33 cm
Es de mayor importancia mantener corrección y balance teniendo en cuenta que este terrier, criado para trabajar con el zorro, detrás de los hombros debe abarcar la palma de una mano promedio. Con estas condiciones, de todas maneras, se aceptan alturas menores.

FALTAS: Cualquier desviación de los criterios antes mencionados se considera como falta y la gravedad de ésta se considera al grado de la desviación al estándar y de sus consecuencias sobre la salud y el bienestar del perro y de la capacidad del perro para realizar su tarea tradicional.

FALTAS DESCALIFICANTES:
Agresividad o extrema timidez.
Cualquier perro mostrando claras señales de anormalidades físicas o de comportamiento debe ser descalificado.
Los machos deben tener dos testículos de apariencia normal completamente descendidos en el escroto.

Sólo los perros funcionalmente y clínicamente saludables, con la conformación típica de la raza, deberán usarse para la crianza.

El Parson Russell Terrier

1191562391_b1c28fb80a_z

Photo By: LauraStyrman

El Parson Russell Terrier, es un perro con las siguientes características:

Alegre

Perro devoto a su amo

Amoroso

Enérgico

Obediente (En la medida de un Terrier)

Divertido

Un Parson le gusta los juegos, este pequeño animal nos mostrara que siempre tendrá energía para un juego más.

Es de suma importancia que usted sea el líder de su perro. La experiencia de vivir con un Parson será mucho más cómoda si le pones reglas a seguir y estableces de manera clara las limitaciones en cuanto a lo que se le permite hacer. Debes evitar el síndrome de perro pequeño, donde tu Parson pasa a creerse que es líder de la manada y pretendera poner en cintura a todos los seres que lo rodean. A partir de este sindrome se comenzaran a presentar diferentes grados de problemas de conducta. Es importante recordar que convives con un perro que quiere ser perro y será feliz siendo perro, no es conveniente humanizar a tu mascota.

Estos terriers son altamente entrenables, capaces de realizar trucos impresionantes. Se han utilizado en la televisión y en el cine.

Asegúrese de socializar a tu Parson. Ellos tienen fuertes instintos de caza, mucho más fuerte que el terrier promedio y no deben ser confiados con otros animales pequeños. A ellos les gusta perseguir y explorar lo que los puede hacer escapistas.

Parson Russell Terrier, no son la raza para un propietario inexperto. El propietario tiene que ser tan tenaz como lo es el perro, o este pequeño individuo se hará cargo de la relación humano – mascota.

Historia de Parson Russell Terrier

3625247883_47d2ac405e_z

Photo by: Mike Hales

Fue John (Jack) Russell, apodado como “The sporting Parson”, el promotor de esta raza en el transcurrir de 1800. John era un gran cazador y apasionado por la cría y selección de terriers, entre otras cosas este particular hombre era también reverendo y caballero.

En la década de 1860, los Parson y los Jack Russell tuvieron la época de oro que los consolido como raza. Fue en ese momento que se realizaron cruces importantes que marcaron la historia de los Parson.

Tres ejemplares machos, ejercieron el triunvirato de cruza en esta raza: Old Jock, Old Trap y Old Tartar. Estos perros fueron figuras estelares también en el origen de los Fox Terriers.

En la parte femenina el pie de cría del Reverendo John, comenzó con una pequeña perra casi blanca de un manto algo espeso y con líneas de trabajo bastantes llamativas. “Trump” de traduccion “Triunfo” tal y como el como el reverendo la llamo y se dice que era una pequeña fox terrier.

El Origen del Parson se encuentra íntimamente ligado al Fox Terrier; Mundo Terrier es de la creencia que a partir de la formación del Fox Terrier, surgieron cruces que arrojaron descendientes con características fenotipicamente diferentes, los cuales fueron elegidos y cruzados entre si, dando como resultado perros con atributos diferentes en tanto al tamaño, forma, contextura y carácter.

La raza solía tener un fuerte énfasis en su capacidad de trabajo, por lo que el estándar en aquella época era muy amplio y permitía una amplia gama de tipos de cuerpo. Los criadores se plantearon hacer más estrictas la evaluación y diferenciación de sus perros y decidieron separar esas dos grandes tendencias que salían de la misma línea de cría el Parson y el Jack. En este punto nace la diferenciación de la raza.

El Parson fue utilizado como perro de caza menor particularmente para el zorro rojo. John vio como buen cazador, la necesidad de buscar un perro que pudiera perseguir al zorro y mantenerlo vivo, hasta la llegada de los cazadores; lo cual no solia suceder con los Fox.

El Reverendo John utilizo los cruces selectivo como su mejor arma de cria. Hoy en dia se cataloga al Reverendo John como colaborador en la conformación de varias razas terriers.